Comarca del Deza: Fervenza do Toxa y Monasterio de Carboeiro

Una de las cosas que está propiciando el cierre perimetral de Galicia. al menos en nuestro caso, es que con cada fin de semana o festivo en el que el tiempo nos da una tregua, nos subamos al coche y nos dediquemos a conocer zonas de nuestra tierra que o bien no conocíamos o bien teníamos un recuerdo vago de nuestras escapadas con nuestros padres y hermanos. La Comarca del Deza es uno de esos rincones de Galicia que para la tribu es territorio casi virgen y por tanto con un montón de lugares por explorar. Situada en la provincia de Pontevedra, casi en el centro geográfico de la comunidad, limita con las otras tres provincias gallegas a través de cinco de los seis municipios que la conforman: A Golada, Dozón, Lalín, Rodeiro, Silleda y Vila de Cruces.

Quien decide visitar la comarca lo puede hacer por varios motivos, como por ejemplo el hecho de que forme parte de la Ruta de la Plata del Camino de Santiago, o por su gastronomía (la fiesta del cocido de Lalín por ejemplo, es todo un clásico de la Comarca), por sus abundantes huellas arqueológicas, por su riqueza arquitectónica religiosa o por entorno natural, tanto en lo que respecta a su sistema fluvial (por la comarca fluyen dos de los ríos más importantes de Galicia: el Ulla y el Deza) como en lo que respecta a su flora, fauna y sus decenas de rutas de senderismo que nos llevan a rincones increíbles incluidos dentro de la Red Natura. En nuestro caso y en nuestra línea de buscar naturaleza y espacios abiertos en estos tiempos que corren os contamos a continuación un plan sencillo para hacer en una jornada que incluye comida campestre en un área recreativa (perfecto para el entretenimiento de los más peques), una ruta de senderismo hasta una de las fervenzas más bonitas y espectaculares de Galicia y por último una visita hasta un monasterio circundado por varias sendas que te invitan a recorrerlas.

Comida campestre en el Área Recreativa de A Carixa

Aunque comer de tapas o en un restaurante es una opción que tanto al jefe de la tribu como a mi nos parece más que perfecta, cuando viajas con niños a los que de buenas a primeras todo lo que se aleja de la comida hecha en casa parece generar un «no» por respuesta y con un Golden Retriever que no ocupa precisamente poco, esa opción aunque sigue siendo muy atractiva ya no te parece la más acertada. Por eso en esta ocasión preferimos no arriesgar y organizar una comida campestre tirando de nevera portátil, bocatas y empanadas y buscar un área recreativa o algún parque forestal en el que poder comer, descansar y dejar que los pequeños guerreros liberasen ese exceso de energía que habitualmente tienen.

En la Comarca del Deza encontraréis seis áreas recreativas, cuatro de ellas en Vila de Cruces: As illas de Gres, A Carixa, as Illas de Remesquide y la de Tuiriz. Respecto a cuál de ellas escoger, ahí os recomiendo que busquéis información, sobre qué servicios tienen o incluso restricciones (aparcamiento para caravanas, si están permitidas las mascotas, baños públicos, merendero, corriente eléctrica, etc.) y a partir de ahí a gusto de cada uno. En nuestro caso optamos, tras la recomendación de una estupenda tribu, del área recreativa de A Carixa, situado en el municipio de Merza en Vila de Cruces.

El Área Recreativa de A Carixa ofrece muchas opciones a las familias que buscan disfrutar del buen tiempo en medio de la naturaleza en un entorno controlado para los más peques

A Carixa se encuentra a orillas del río Deza y comprende un amplio espacio dividido en dos zonas separadas por carretera (donde se encuentra la zona de parking), aunque para acceder de una parte a otra no es necesario atravesar esta última, ya que el área cuenta con una pequeña paso de madera que comunica ambas bordeando un pequeño canal.

El río Deza a su paso por A Carixa muestra una postal magnífica que nada tiene que envidiar a otros preciosos paisajes como los de Montana en Estados Unidos.

Una de las cosas que me llamó la atención del área recreativa es que se encuentra equipada de placas solares, lo que la convierte en un área autosuficiente energéticamente hablando, lo que me ha parecido fabuloso y además muy respetuoso con el entorno. En cuanto a la distribución y servicios del área, en la zona a orillas del Deza se encuentra una zona de merendero con mesas de piedra, dos piscinas y cafetería, además de la fluvial. Del otro lado del área, os encontraréis con el parque infantil, el área biosaludable, merendero con mesas de piedra y parrilla, aseos, cafetería y un kiosko. En las proximidades a la cafetería y al kiosko dispondréis también de mesas de merendero de madera.

El área está tan magníficamente habilitada que os costará sacar a los peques de allí para continuar con la ruta o los planes del día.

Para los que os animéis a acercaros en fugo o autocaravana, hay una zona de parking con 10 plazas de autocaravana. Es una zona de estacionamiento gratuito, aunque el tiempo máximo de estancia es de 48 horas. El área dispone además de lavaderos y zonas de desagüe, así que es una opción fantástica para los que viajáis con la casa sobre ruedas.

Respecto al tema mascotas, puntualizar que aunque en todas las Web donde he buscado información indica que se aceptan perros, en lo que se refiere al recinto anexo al río y playa fluvial y al espacio donde se encuentra el área biosaludable y el parque infantil, hay carteles donde se recoge la prohibición de acceso a peludos, ni siquiera atados. Nosotros estuvimos comiendo en el merendero que justo queda fuera de la zona biosaludable, con Bran atado en todo momento y pegados a un pequeño canal de aguas tranquilas y muy poquito caudal, así que en líneas generales el tema prohibiciones – mascota no ha sido realmente un inconveniente para nosotros, aunque habríamos preferido sin duda, que las normas fuesen menos restrictivas y permitiesen pasear con el perro sujeto por todo el recinto.

Por si os encontráis por la zona en estas fechas u bien os parece una buena ocasión para conocerla / visitarla, cada 14 de agosto se celebra en A Carixa una Romería Campestre para los vecinos de Merza y para los turistas que deciden acudir a este enclave natural. La romería dura desde la mañana hasta la noche y además de grupos y bandas de música se realizan un montón de talleres para niños y otros juegos populares.

Ruta de Senderismo hacia la fervenza do río Toxa

Tras la comida campestre y dejar que los jóvenes guerreros quemen energía (desfoguen como decimos en mi tierra) un rato corriendo de acá para allá en A Carixa, seguimos ruta por la comarca del Deza, saltando de Vila de Cruces a Silleda en un trayecto en coche de escasos diez minutos y nos dirigimos en mi opinión a uno de sus espacios naturales más bonitos y espectaculares: a fervenza do río Toxa.

El río Toxa es un afluente del Deza, ni siquiera es un río de largo recorrido, pero poco antes de su desembocadura en el Deza nos ofrece el salto de agua que convierte a la fervenza (cascada) en la más alta de Galicia. Para acceder a ella tenemos varias opciones (una de ellas una ruta de senderismo circular que tiene una pinta estupenda) pero yendo con niños pequeños la mejor opción llegar con el coche a una zona amplia de aparcamiento a la que accederéis tomando un desvío perfectamente señalizado en la carretera PO-204 que une Bandeira y Merza. El aparcamiento, eso sí, no tiene zona de sombra, que es algo a tener en cuenta si vais un día caluroso para que no os olvidéis de dejar puestos los parasoles.

Desde la amplia zona «al raso» del aparcamiento nos adentramos en el sendero que nos lleva a la fervenza.

En el propio aparcamiento se encuentra el acceso al sendero de bajada hasta la fervenza. El trayecto se encuentra perfectamente señalizado, además de ser muy ancho en su práctica totalidad. La ruta forma parte de la red natura y no es de extrañar porque la riqueza natural es elevadísima. Una cosa que me llamó la atención es la ausencia de eucaliptos, que es una especie invasora a la que tengo (no creo que sea la única persona) especial manía, entre otras cosas porque arde con una facilidad espantosa y además afea por completo el paisaje típico de mi tierra en el que los alcornoques, el castaño y el roble, entre otras especies, son los reyes del bosque. El encontrarse estas especies durante el recorrido, además de laureles, madroños o arces es todo un lujo.

Como os decía, la ruta hacia la fervenza es en descenso y es totalmente viable hacerla con sillita o carrito de bebé, porque está perfectamente habilitada. Eso sí, tened en cuenta que si a la ida tenemos una bajada con pendiente acusada, eso significa que la subida es todo un rompe piernas que hacer con el añadido de empujar una silla de bebé podríamos denominarlo «ejercicio intenso». Así que si tenéis saco porta bebés, una vez más os lo recomiendo.

Especies autóctonas nos acompañan durante todo el trayecto en una postal en la que los diferentes verdes se mezclan entre sí generando un conjunto de sensaciones difícil de describir a través de estas líneas.

Volviendo al descenso, en el primer tramo del recorrido os encontraréis un desvío a la derecha que os lleva a la zona de los miradores, desde donde podréis ver la unión del Toxa con el Deza justo antes de precipitarse en la cascada. Nosotros en esta ocasión optamos por continuar directamente hacia la parte baja de la fervenza para ganar tiempo y que de esa manera asegurarnos de que nos daría tiempo a acercarnos más tarde hasta el monasterio de Carboeiro. Una vez superado ese desvío estaréis acompañados durante todo el trayecto por el sonido del agua del río fluyendo a vuestra izquierda, sin embargo la vegetación no os dejará verlo hasta que lleguéis prácticamente al final del sendero, donde os encontraréis de frente con el imponente salto de agua. La pared rocosa por la que se despeñan las aguas del río tiene una altura de 60 metros y el salto de agua final tiene una caída libre de 30 metros en forma de «cola de caballo». Lo pequeñita o pequeñito que te sientes al estar allí tenéis que comprobarlo por vosotros mismos.

La cola de caballo de la fervenza es un juego único de sonido, luz y color que con buen tiempo puedes disfrutar muy de cerca

A pocos metros de la base de la fervenza hay un pequeño merendero con unas cuatro o cinco mesas y bancos de piedra y de madera en el que poder sentarse a contemplar la caída mientras los niños comen algo y recuperan fuerzas para el ascenso de vuelta. Nosotros al hacer la ruta en abril en un período en el que no ha habido lluvias intensas en las últimas semanas (no es lo habitual) hemos tenido la suerte de poder acercarnos justo a los pies de la misma. Esto es importante que lo tengáis en cuenta, ya que hay épocas en los que la cascada baja con tal cantidad de agua y fuerza que será imposible que os acerquéis tanto, llegando en muchas ocasiones el agua hasta el propio merendero.

Nada mejor que descansar un ratito en la zona del merendero disfrutando de las vistas y cargando pilas para el camino de vuelta y su pendiente.

El ascenso, como os decía es un rompe piernas que si vais con peques os llevará unos 40 o 45 minutos. En nuestro caso al llegar nuevamente a la zona de aparcamiento pudimos refrescarnos con unos helados gracias a una food-track allí aparcada. No puedo aseguraros que esté todos los días de la semana allí o si solo está los fines de semana, así como en que época del año, pero a nosotros nos vino de maravilla.

Último destino del día: visitamos el Monasterio de Carboeiro

Para finalizar nuestra jornada de rastreo por la comarca del Deza aprovechamos las últimas horas de la tarde para acercarnos hasta el monasterio de San Lorenzo de Carboeiro, ubicado en la parroquia de Santa María de Carboeiro, en Silleda y con el río Deza a sus pies. En coche está también muy cerca del aparcamiento de la fervenza do Toxa, así que sería una pena no sacar un hueco para hacer al menos una pequeña visita.

Se trata de un monasterio benedictino del siglo X y de estilo arquitectónico románico de transición al gótico y que se encuentra en proceso de restauración, siendo posible el acceso a su interior, previo compra de entrada y que va de 1,50€ en el caso de la entrada simple a los 3,50 € que incluyen la entrada y la visita de 45 minutos. El horario general de acceso al mismo depende de la época del año, diferenciando horario de primavera / otoño, horario de verano (julio y agosto) y horario de invierno. En nuestro caso, al visitarlo en abril, el horario de cierre era a las 7 de la tarde, permaneciendo además los lunes cerrado.

En nuestro caso, al llegar pasado las siete nos quedamos con las ganas de visitar su interior, su antigua escuela, sus torres, descender a sus criptas y en definitiva disfrutar de su interior, donde toda la gente que lo visita destaca el juego de luces y de sombras gracias a la estratégica ubicación de sus decenas de columnas, vanos y rosetones. Aún así, su exterior es tan bonito que eso no impidió que disfrutásemos al máximo de tiempo que allí echamos. Por él pasan dos sendas: la senda botánica que es circular y de una duración de 30 minutos y la ruta del sendero del Deza que al igual que la primera es circular pero de 6 km longitud y que es de esos «to do» que nos han quedado pendientes para la más que decidida escapada rural de varios días que haremos en verano.

Una vez más nuestra visita está envuelta por el sonido del agua del río Deza fluyendo en esta ocasión a pies del Monasterio

Como curiosidad, el Monasterio ha sido varias veces lugar de grabación de películas y series nacionales, la última de ellas la nueva serie todavía en proceso de rodaje que protagonizarán Jean Reno y Aura Garrido que justo estuvieron en Carboeiro y en la comarca del Deza a finales del mes de marzo, motivo por el que el acceso al Monasterio estuvo cerrado hasta hace justo unos días.

Si no puedes acceder al interior del Monasterio su exterior te cautivará lo suficiente como para hacer que no tengas prisa por marchar de allí

Otros aspectos que os pueden interesar

Accede al mapa turístico de la Comarca del Deza que ofrece la web de Turismo de Santiago de Compostela aquí.

Además de Senda del Deza, forman parte de la Rede Natura en la Comarca, otros espacios naturales como los Sobreirais do Arnego, la Serra do Candán, la Serra de Careón, las Brañas do Xestoso, la Fraga de Catasós y el Monte Faro.

Si queréis aprovechar más de un día para conocer más a fondo la comarca o por qué no, pasar parte de vuestras vacaciones en ella, disponéis de información tanto de alojamientos rurales como hoteleros, entre otra información de interés aquí.

La distancia que separa la Comarca del Deza de las principales ciudades gallegas es aproximadamente: A Coruña (125 km), Lugo (70 km), Ourense (50 km), Pontevedra (70 km), Vigo (100 km), Santiago de Compostela (50 km) y Ferrol (145 km).


google maps code generator

2 Comments

  • Maria

    Post super completo!! Nosotros estuvimos hace poco pero nos faltó Carvoeiro, queda mucho por explorar en la preciosa comarca do Deza.
    Fíjate que a mi también me sorprendió un montón la prohibición de perros en A Carixa, incluso atados‍♀️

    • conlatribuacuestas

      Apetece volver pronto y descubrir más sitios de la Comarca. Aquí ya estamos planificando un fin de semana en medio de la naturaleza en Touro. Qué afortunados somos de tener tanto y tan bonito tan cerca 🙂

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.